Pedí ayuda y me ignoraron

Me nace ayudar a los demás… Me nace porque sé lo que es pedir ayuda y que te ignoren, me nace porque lo más trascendental de nuestra misión en la tierra es servir a los demás, no como ferviles sirvientes, sino como hermanos que anhelan progresar juntos. Solo quien ha ayudado a los demás desinteresadamente siente una satisfacción tan gratificante que le otorga un mayor sentido a su existir.

photo-1526958097901-5e6d742d3371
Hoy te invito a ayudar una vez a la semana a alguien. Ayer por ejemplo tuve la oportunidad de ayudar a una señora que estaba atareada porque llevaba su carro de compras en un terreno pedregoso, otro señor también se acercó a ayudar desconfiado de mis intenciones. Sin embargo, detalles como este marcan la diferencia en el día de una persona.
Te cuento el ejemplo como motivación a que hagan lo mismo,
no para alardear de que soy un buen samaritano (todavía me falta mucho para serlo).
Recuerda que la verdadera caridad es anónima, de lo contrario es vanidad.
Anuncios

Preso en mí

Escribí las siguientes líneas hace tres años y estoy seguro que podrás sentirte identificado en algún momento de la lectura.
Sin más preámbulos, espero que comentes qué te ha parecido y si te hizo pensar en algún momento particular de tu vida.
————————
Escribo estas memorias desde la prisión, sí, mi prisión. Esta cárcel en la que me encerré yo mismo -y sin darme cuenta- hace algunos meses: mis sentimientos.
No salgo de un embrollo para meterme en otro. ¿Por qué no puedo bloquear lo que siento tan fácil como bloquear mi teléfono móvil? Debería existir ese botón, ¿verdad? Pero lastimosamente no existe y esa es la razón principal por la que estoy metido en esta prisión.
No estoy hablando solamente de reprimir los malos sentimientos sino también los buenos, esos que te hacen sentir que eres libre, los mismos que muchas veces no son correspondidos y es ahí cuando sientes que estás amarrado con una cadena, sientes que te ahogas por no poder expresar todo lo que sientes, solo por el temor al rechazo.
No me considero una persona temerosa, trato de enfrentar mis miedos, pero el rechazo, el maldito rechazo puede conmigo, me sobrepasa, me salta encima y me asfixia.
No suelo hablar de mis miedos, es ese flanco que nunca expongo, trato de ser completamente auténtico, de ser yo mismo, pero no muestro esa parte débil a cualquiera. Ya sabes lo que dicen: “entre más saben de ti, más poder les das”
Tengo pánico de que alguien me saque de esta cárcel y me lleve a la suya, un nuevo presidio donde pueda dormir tranquilo, pueda llenar de música cada rincón, cada pasillo, bailar, beber unas copas de vino, contar chistes, hacer el amor, follar, sonreír, vivir, vivir intensamente y olvidarme que estoy privado de mi libertad.
¿Pero por qué un lugar así debería darme pánico? Simple, se me agita la respiración de solo pensar que podría ser tan feliz en ese lugar y en algún momento, por circunstancias que solo la vida misma sabe, me devuelvan nuevamente a mi celda, en la que he estado desde que conocí el amor.
Escribir esta carta no me sacará de este encierro, pero sí me ayudará a hacer más llevadera la estancia en este inhóspito lugar. Cada línea que escribo me hace sentir menos maniático, un poco menos paranoico.
denny-muller-532462-unsplash.jpg
Este enclaustramiento me ha servido para pensar muchas cosas, pero pensar en exceso es nocivo, pensar en lo que fue, en lo que es, en lo que pudo haber sido, en lo que podría ser, en lo que me gustaría que fuera. De nada sirve sobrepensar aunque a veces parece que sí, lo llaman la ley de la atracción , y a pesar que no soy muy amante de las leyes, creo y doy fe de ella. He atraído muchos objetos, situaciones y personas a mi vida a través del pensamiento, consciente o inconscientemente.
No quiero una libertad condicional, quiero sentirme libre, creer que lo soy en verdad. Quiero escaparme, redimirme para siempre, cumplir todos mis sueños y los de los demás, encontrar a esa otra persona que me hará feliz durante mucho tiempo (ojalá durante lo que me resta de mi vida), omitir esas otras personas que pasan por mi vida antes de que encuentre a la verdadera, ese auténtico amor sincero. Quiero conocer todos los lugares que pueda en el mundo, escaparme a una isla, llevarme a esa persona conmigo, comer cocos, mangos, libros, respirar aire puro, bañarme en el mar o donde sea.
En definitiva, deseo ser feliz y, de hecho, es una decisión que tomo a diario; pero más que eso, anhelo poder llenar a esa persona con alegría, conocimiento, afecto, en fin, con todo lo mejor que mi ser pueda ofrecer; hacerla reír, hacerla llorar, pero llorar de alegría y que esa persona me haga aún más feliz de lo que yo trato de ser todos los días.Permanecer unidos y finalmente salir de esta húmeda, desolada y fría cárcel.
Linguo – 20/09/15

Sol, Luna y Talia

Versión original de “La Bella Durmiente”.

Disfruten.

Biblioteca de los Cuentos de Hadas

Giambattista Basile, 1566-1632. Giambattista Basile, 1566-1632.

Sole, Luna e Talia es el título original de la primera versión conocida del motivo de «la bella durmiente» (ATU, type 410). Este texto fue recopilado por Giambattista Basile en 1634 en su libro Lo cunto de li cunti (‘el cuento de los cuentos’), llamado más tarde Il Pentamerone (El Pentamerón) por su similitud con el Decameron de Boccaccio. Es una recopilación de cuentos contados por diez mujeres a lo largo de cinco días, y Sol, Luna y Talia es el quinto cuento del quinto día. Otras historias que reconocemos que recopila Basile en El Pentamerón son Cenicienta (Cenerentolla), Petrosinella (Rapunzel), Pippo (o El gato con botas), y La joven esclava (o Blancanieves). Las cincuenta historias que se recogen en total están todas basadas en la tradición oral, y se considera una de las grandes recopilaciones de cuentos…

Ver la entrada original 2.018 palabras más

Bienvenid@

Esta es la primera entrada de mi blog.

Les aclaro que este es un blog personal, donde tal vez puedan sentirse identificados con algunas publicaciones o simplemente me conocerán un poco más.

Este es un proyecto para escribir con mayor frecuencia, pues es una actividad que disfruto mucho.